UN NUEVO TALLER DE ELECTRICIDAD

albertoAcabada la Colonia de Verano con los niños, estamos ultimando esos otros trabajos en los que estamos implicados. Aquí tenéis a Baraka y Pino en plena acción, acondicionando lo que será el nuevo taller de electricidad del “Tainate Huasi”. El Tainate es la sección de aprendices de la casa salesiana. La verdad es que son los típicos chavales entre 14 y 17 años a los que se les da la posibilidad de formarse profesionalmente. En este caso, la situación de muchos de ellos es difícil; no tanto por la desmotivación y el no querer hacer, propio de nuestros lugares, sino porque muchos de ellos provienen diariamente desde muy lejos. Algunos llegan a viajar dos horas desde sus casas, en las comunidades de la sierra, y otras tantas por la tarde camino de vuelta. La formación solo dura un curso lectivo, por lo que la cualificación que obtienen es muy básica. Justo este sábado es el final de curso, y tendrán el acto conclusivo con la entrega de diplomas y la despedida.

Como veis en las fotos, el taller está quedando de lujo, con el trabajo de estos dos “monstruos” de Bilbao. Nada que envidiar a nuestros “mejores talleres”; al menos por ganas que no quede. Estos chavales se lo merecen.

FIN DE LA COLONIA Y VIAJE A LA SELVA

img_0166Con alegría os comunicamos que la Colonia Vacacional finalizó el viernes pasado con un sentimiento de satisfacción por las cuatro semanas ininterrumpidas de trabajo oratoriano. Todo concluyó con una fiesta final, que los niños habían ido preparando con sus monitores durante las tres últimas semanas: coreografías, breves dramatizaciones, canciones configuraron el menú final de nuestra Colonia. A la tarde tocó la despedida con los más de 40 animadores que han estado al pie del cañón. Acabamos con una cena familiar con entrega de regalos, y el deseo de que nuestra amistad perdure a pesar de la distancia. Pero eso no es todo.

El fin de semana nos fuimos a la selva. Ha sido una excursión de dos días con los chicos del “Tainate Huasi” -la sección de aprendices-  que están a punto de concluir el curso lectivo. Como véis aquí los cursos se alargan más que en España y las vacaciones no llegan al mes. dsc_0399En la selva hubo un poco de todo, aunque adaptado a turistas domingueros como nosotros: culebras domadas, chamanes que limpiaban del mal aire con un cigarrillo en la mano, menú a base de pescaditos de río supuestamente pescados en la piscifactoría del pueblo cercano. Aún con todo, la selva es la selva, y vimos monos, tucanes, tapires y varias exposiciones que mostraban la vida de las comunidades que viven a la ribera de los ríos amozónicos. La verdad -más allá de lo postizo del turisteo- es la vida dura de estos pueblos indígenas, con muy pocas comodidades y  que tratan de abrirse camino explotando su cultura y mostrándola al visitante.

Por lo demás, estamos en nuestra última semana, y vamos a aprovecharla para concluir los trabajos técnicos que llevamos a cabo: megafonía del teatro, instalación del nuevo taller de electricidad. También volveremos a Quito para ver el proyecto con Niños de la calle que los salesianos llevan a cabo en la capital. De todo ello os informaremos antes de nuestro regreso.

Un saludo cordial desde Cayambe.

VIAJE A QUITO

dsc_0114Llevamos dos días tristes debido al fallecimiento inesperado de un cuñado de Inazio; desde aquí rezamos por él y también por la familia. No obstante la vida sigue su ritmo ordinario. Estamos a falta de dos días para el final de la Colonia, por eso vamos a esperar a que concluya para incluir una última noticia de ella.

El domingo pasado nos dimos un día de asueto de principio a fin, y nos marchamos a Quito. Para los que los desconozcan Quito fue la primera colonia en lograr la independencia de España allá por el año 1809. Cuentan las crónicas que fue en la batalla de Pichincha cuando el poder español empezó su declive. Desde ahí y casi por espacio de un siglo (hasta 1898) el antiguo imperio en donde no se ponía el sol fue desmoronándose paulatinamente.

Bueno, el caso es que el domingo había una parada militar en la plaza de la Independencia, en el centro mismo de Quito. Así que allí nos véis quietos y atentos a los actos que tuvieron lugar. Luego vinieron los poemas en honor de los próceres de la patria ecuatoriana, declamados con énfasis por unos cuantos niños. Entre tanto, nosotros íbamos y veníamos.dsc_0138 El cogollito de Quito aún conserva ese aire colonial, con placitas coquetas y bien cuidadas, y edificios de aquellas fechas. Destacan el gran convento de los Franciscanos y la Iglesia de la Compañía de Jesús: una maravilla decorada a base de pan de oro por las cuatro esquinas. Según el guía -en la foto se le ve con máscarilla anti fiebre gorrina, y juro que no era por nosotros que íbamos bien limpitos- se calcula en unos 50 kg de oro los que están repartidos en finas laminillas por todo el templo. Allí dejamos nuestra firma y nuestro hermanamiento.

Como veréis tuvimos tiempo de pasarnos por la Inspectoría y saludar a los que estaban presentes. En la foto estamos con el inspector, que nos acogió con amabilidad. También con el Vicario inspectorial y el secretario. Nos trasmitieron saludos para toda la inspectoría de Bilbao y agradecieron nuestra estancia en Ecuador.

SALUDO DE LOS ANIMADORES DE CAYAMBE

dsc_0017Mandamos un saludo especial a todos los chicos y monitores de España (Bilbao). Somos los animadores de la “Colonia Vacacional” que estamos teniendo estas semanas en Cayambe. Hoy nos hemos reunido para evaluar la semana. Los niños se divierten y aprenden cosas bonitas con las actividades que estamos haciendo. También hemos preparado la semana que viene, la última de la Colonia. Prepararemos nuestra “Funda de Viaje” (Bolsa de viaje) y en ella pondremos las cosas importantes que nos vamos a llevar de esta Colonia.

Aunque no nos conocemos sabemos que ustedes trabajan del mismo modo, al estilo salesiano. La distancia es mucha, los niños y jóvenes también son distintos, pero el espíritu salesiano es único en el mundo. dsc_0077Les agradecemos el regalo que nos han hecho este verano con la llegada de estos 8 compañeros. Son estupendos y estamos aprendiendo a ser mejores monitores. Dios bendiga a todos ustedes y a sus colonias de verano.

-Animadores de la Colonia Salesiana de Cayambe-

LA FE DE LA GENTE SENCILLA

090726cayambenevadojuan-montalvo-019Hoy os queremos enseñar cómo son las iglesitas rurales de por aquí. En concreto la que estais viendo es la iglesia parroquial de Pesillo. Aquí estamos celebrando la eucaristía los domingos a las 12’00 h, y se llega después de subir una media hora desde Cayambe. Antes de ésta, tenemos otra en Olmedo, en la misma ruta, sólo que un poco más cercana. Tenemos que decir que por lo general son iglesias muy bien cuidadas: pintadas, con imágenes dignas y con los utensilios en buen estado.

Pero lo más interesante, es la posibilidad de celebrar la fe con gentes muy sencillas. Se les nota en el rostro la dureza de este clima de la serranía, y en las ropas la falta de muchas posibilidades como nosotros tenemos, empezando por una lavadora. La gente se nos acerca con simpatía y cariño. Desean que nos quedemos y nos agradecen el que acudamos a celebrar con ellos algo que es muy importante: la FE en Dios. Ellos viven la Fe muy en relación con la vida: rezan a Diosito que les da las cosechas, que les cuida, que hace que los hijos vivan y que les protege contra el mal. En este sentido tienen un hondo sentido de lo sagrado. Al hombre europeo le pueden parecer supersticiones el hecho de que la gente acuda con imágenes de los santos (unas estampas estropeadas) a que se las bendiga el padresito. Ellos entienden que son los protectores de su vida. Lo mismo con los cubos de agua que después de la misa traen para bendecir y llevan a sus casas. Ellos la emplean para rociar su casa, echarla sobre sus enfermos, sus seres queridos etc. Tal vez lo nuestro sí que sea superstición: me refiero a eso de leer el horóscopo, echarse el tarot o echarle la culpa a un dios en el que ni siquiera creemos de todas las cosas malas que las personas hacemos a los demás. 090726cayambenevadojuan-montalvo-050

Al lado de estas personas sencillas se vuelve a la esencia de las cosas y de la vida. Esa que vamos perdiendo a medida que se nos acumulan las cosas en el armario. Esto les comentaba precisamente a estos cristianos en la homilía del domingo, y  les daba las gracias por las cosas que ellos nos recuerdan y que son las más valiosas: el contento ante la vida, el vivir con lo necesario, la gran fortaleza espiritual y la presencia constante de Dios en sus vidas. Esas son las que nos llevaremos a casa a nuestro regreso, y las que compartiremos con vosotros.

Buenas tardes, allí noches, desde Cayambre