Tan solo un poco de comida…

Esta vez, lo conseguiremos, estoy convencido. ¿Por qué? preguntareis, y es que la madurez te hace ver el mundo de manera distinta cada día, cada vez más real. El mundo está mal, sí; hay guerras, epidemias, pobreza, etc. Podría daros la lista más grande que halláis podido leer. Pero, pensemos un momento, para que perder tiempo haciendo una lista que todos conocemos, y no intento hacer algo para que esa lista cese, y deje de crecer en tanta magnitud.
Eso es lo que pensamos involuntariamente mis compañeros y yo, y lejos de seguir a la multitud, decidimos juntarnos cada martes en una sala al lado de las clases, permanecer una hora mas en el cole, atrasar una hora la llegada a casa o la salida al recreo, ¿para qué?, para ver, o mejor, mirar, que es distinto. Y miramos, ¿y qué hay? Hambre, sí, y por eso en un instante dejamos de mirar el problema para buscar la solución. Mandar comida.
Mandar comida a esos lugares donde escasea incluso el agua, un bien que debería ser gratis y universal. Mandar comida, una tarea bastante sencilla, pensaran algunos, pero no basta con pensar, sino que hay que actuar, y por ello, este martes día nueve, hemos empezado los preparativos para la recogida de comida, para que niños, bebes y adultos, que están lejos, cruzando España y el Sahara, pero cerca, porque los llevamos en la mente, tengan lo que se merece cualquier ser humano, un plato con comida.
Os invito. Os invito a participar en este sueño, que más que un sueño, con un poco de esfuerzo, puede llegar a ser una realidad, una realidad maravillosa, una realidad merecida. Trae tu kilo de ayuda, habrá gente que aun que no los oigas te estarán muy agradecidos.

Publicado por jovenes y desarrollo (jtm) urnieta para jovenes y desarrollo Urnieta- Gazteak eta Garapena el 11/09/2010 12:03:00 PM

JyD Urnieta

Publicado por jovenes y desarrollo (jtm) urnieta para jovenes y desarrollo Urnieta- Gazteak eta Garapena el 11/01/2010 12:55:00 PM

Hoy día domingo, al igual que todos los que podemos, hemos vuelto a ir a Esperanza Latina, una organización que está ubicada en Donostia y en Lasarte y que viene a ser una sede social que les sirve como punto de encuentro en sus ratos de ocio, tanto para latinoamericanos como emigrantes en sí.

Hoy, tal y como en otros días, nos hemos juntado en la escuela a las diez de la mañana, bastantes puntuales he de añadir, y nos hemos dirigido cada grupo a su lugar, tres para Lasarte y tres para Donostia.

Hoy tal y como otros días, hemos ido con la voluntad de ayudar a esas personas, debo especificar cuál es nuestra tarea: somos monitores de ordenador, les enseñamos todo lo que nos pidan. Tarea un tanto difícil, ya que muchos vienen sin saber nada, siquiera encender un ordenador. Pero vienen a aprender, pues quieren comunicarse con sus familias: madres, padres, hermanos, primos y amigos que están en su país o en otro lugar muy lejos, y no pueden comunicarse con ellos si no es por internet, y allí que van, con toda la ilusión de por fin poder hablar con sus seres queridos.

Hoy tal y como en otros domingos, allí estamos ayudando y enseñando, y ellos aprendiendo, pero hoy con la diferencia de algo, algo que estaba allí y que no nos hemos dado cuenta, ellos. Aquellas personas a las que le ayudamos a encender un ordenador, a usar una aplicación, a mandar unas fotos, a… etc. Pero, ¿realmente les hemos ayudado siendo simples monitores? Hoy me he dado cuenta que no, que al igual que ayudarlos debemos escucharlos, escuchar esas historias que nos quieren contar, esos sentimientos que nos quieren expresar, esas aventuras y/o desventuras que han vivido a lo largo de su vida. Hasta ahora escuchábamos sí, pero hoy me he dado cuenta la importancia que le quitábamos a ese hecho, a compartir.

Hoy una a la que enseñaba me conto como se quedo huérfana joven, como se criaron muchos primos y hermanos en una casita, como ahora todos han tenido que irse para buscar trabajo, y como les echaba de menos, la verdad, fue muy bonito que se abriera de esa manera, me llego muy hondo, y espero que sensaciones así, sepa atenderlas mejor, pues si mi intención es ayudarles, primero he de ayudarlos a ellos, y luego enseñarles.

Sin más dilación, me despido, y pido que reflexionemos un rato, sobre algo que casi nadie hace hoy en día, escuchar a las personas, sabemos que están allí, como un alumno más, pero, ¿sabemos realmente quienes son, de donde vienen, o a donde van? No. Y eso es realmente triste, ya que no sabemos qué historias nos pueden contar, que consejos nos pueden dar. Escuchemos, así ayudamos y nos ayudamos a ver que este mundo, con pequeños gestos, se puede hacer un poco más llevadero.

UN NUEVO TALLER DE ELECTRICIDAD

albertoAcabada la Colonia de Verano con los niños, estamos ultimando esos otros trabajos en los que estamos implicados. Aquí tenéis a Baraka y Pino en plena acción, acondicionando lo que será el nuevo taller de electricidad del “Tainate Huasi”. El Tainate es la sección de aprendices de la casa salesiana. La verdad es que son los típicos chavales entre 14 y 17 años a los que se les da la posibilidad de formarse profesionalmente. En este caso, la situación de muchos de ellos es difícil; no tanto por la desmotivación y el no querer hacer, propio de nuestros lugares, sino porque muchos de ellos provienen diariamente desde muy lejos. Algunos llegan a viajar dos horas desde sus casas, en las comunidades de la sierra, y otras tantas por la tarde camino de vuelta. La formación solo dura un curso lectivo, por lo que la cualificación que obtienen es muy básica. Justo este sábado es el final de curso, y tendrán el acto conclusivo con la entrega de diplomas y la despedida.

Como veis en las fotos, el taller está quedando de lujo, con el trabajo de estos dos “monstruos” de Bilbao. Nada que envidiar a nuestros “mejores talleres”; al menos por ganas que no quede. Estos chavales se lo merecen.

FIN DE LA COLONIA Y VIAJE A LA SELVA

img_0166Con alegría os comunicamos que la Colonia Vacacional finalizó el viernes pasado con un sentimiento de satisfacción por las cuatro semanas ininterrumpidas de trabajo oratoriano. Todo concluyó con una fiesta final, que los niños habían ido preparando con sus monitores durante las tres últimas semanas: coreografías, breves dramatizaciones, canciones configuraron el menú final de nuestra Colonia. A la tarde tocó la despedida con los más de 40 animadores que han estado al pie del cañón. Acabamos con una cena familiar con entrega de regalos, y el deseo de que nuestra amistad perdure a pesar de la distancia. Pero eso no es todo.

El fin de semana nos fuimos a la selva. Ha sido una excursión de dos días con los chicos del “Tainate Huasi” -la sección de aprendices-  que están a punto de concluir el curso lectivo. Como véis aquí los cursos se alargan más que en España y las vacaciones no llegan al mes. dsc_0399En la selva hubo un poco de todo, aunque adaptado a turistas domingueros como nosotros: culebras domadas, chamanes que limpiaban del mal aire con un cigarrillo en la mano, menú a base de pescaditos de río supuestamente pescados en la piscifactoría del pueblo cercano. Aún con todo, la selva es la selva, y vimos monos, tucanes, tapires y varias exposiciones que mostraban la vida de las comunidades que viven a la ribera de los ríos amozónicos. La verdad -más allá de lo postizo del turisteo- es la vida dura de estos pueblos indígenas, con muy pocas comodidades y  que tratan de abrirse camino explotando su cultura y mostrándola al visitante.

Por lo demás, estamos en nuestra última semana, y vamos a aprovecharla para concluir los trabajos técnicos que llevamos a cabo: megafonía del teatro, instalación del nuevo taller de electricidad. También volveremos a Quito para ver el proyecto con Niños de la calle que los salesianos llevan a cabo en la capital. De todo ello os informaremos antes de nuestro regreso.

Un saludo cordial desde Cayambe.

VIAJE A QUITO

dsc_0114Llevamos dos días tristes debido al fallecimiento inesperado de un cuñado de Inazio; desde aquí rezamos por él y también por la familia. No obstante la vida sigue su ritmo ordinario. Estamos a falta de dos días para el final de la Colonia, por eso vamos a esperar a que concluya para incluir una última noticia de ella.

El domingo pasado nos dimos un día de asueto de principio a fin, y nos marchamos a Quito. Para los que los desconozcan Quito fue la primera colonia en lograr la independencia de España allá por el año 1809. Cuentan las crónicas que fue en la batalla de Pichincha cuando el poder español empezó su declive. Desde ahí y casi por espacio de un siglo (hasta 1898) el antiguo imperio en donde no se ponía el sol fue desmoronándose paulatinamente.

Bueno, el caso es que el domingo había una parada militar en la plaza de la Independencia, en el centro mismo de Quito. Así que allí nos véis quietos y atentos a los actos que tuvieron lugar. Luego vinieron los poemas en honor de los próceres de la patria ecuatoriana, declamados con énfasis por unos cuantos niños. Entre tanto, nosotros íbamos y veníamos.dsc_0138 El cogollito de Quito aún conserva ese aire colonial, con placitas coquetas y bien cuidadas, y edificios de aquellas fechas. Destacan el gran convento de los Franciscanos y la Iglesia de la Compañía de Jesús: una maravilla decorada a base de pan de oro por las cuatro esquinas. Según el guía -en la foto se le ve con máscarilla anti fiebre gorrina, y juro que no era por nosotros que íbamos bien limpitos- se calcula en unos 50 kg de oro los que están repartidos en finas laminillas por todo el templo. Allí dejamos nuestra firma y nuestro hermanamiento.

Como veréis tuvimos tiempo de pasarnos por la Inspectoría y saludar a los que estaban presentes. En la foto estamos con el inspector, que nos acogió con amabilidad. También con el Vicario inspectorial y el secretario. Nos trasmitieron saludos para toda la inspectoría de Bilbao y agradecieron nuestra estancia en Ecuador.